Search

hay un pelo en la sopa

comida caserita, rica y sana!!!!!

Category

frutas

Pavlova de fresas con nata

FUENTE: http://kanelaylimon.blogspot.com.es

dudas

Esta majestuosa preparación a base de merengue horneado, nata y fruta fresca, se creó en honor de la bailarina rusa, Anna Pávlova, a quien le debe su nombre.

 

Ingredientes para elaborar el merengue:

300g de claras a temperatura ambiente
540g de azúcar glas
30g de maizena
Una cucharada sopera de vinagre de vino blanco
1/2 cucharadita de crémor tártaro
Una pizca de sal

Ingredientes del relleno:

500ml de nata para montar (35% materia grasa)
500g de fresas
Láminas de almendra

Además:

Mermelada de fresa

Preparación:

Precalentamos el horno a 175ºC.

Tamizamos el azúcar glas con la maizena y reservamos.

Ponemos las claras junto con el crémor tártaro y la sal en el bol de nuestra batidora (mejor si es de acero) Montamos a punto de nieve y vamos añadiendo el azúcar y la maizena cucharada a cucharada hasta incorporarlo todo. Una vez hemos añadido todo el azúcar, continuamos batiendo a máxima potencia durante 8 minutos o hasta que el merengue esté duro y brillante. Un instante antes de terminar el batido, añadiremos la cucharada de vinagre. Mientras se están batiendo las claras, cogemos una lámina de papel vegetal y dibujamos los círculos que nos harán de guía para formar los discos de merengue, damos la vuelta a la hoja para que la tinta no se nos quede en contacto con el alimento y colocamos el papel en una bandeja de horno. Ponemos cucharadas bien llenas de merengue en el centro de cada uno de los círculos…

Una vez tengamos hechos todos los discos, los introducimos en el horno y acto seguido, bajamos la temperatura a 125ºC durante 30 minutos y pasado el tiempo los tendremos 60 minutos más a 100ºC. Una vez terminada la cocción NO ABRIR la puerta del horno y dejarlos enfriar por completo en su interior.

Preparamos el relleno y para ello montamos la nata y le vamos añadiendo azúcar glas (la cantidad a vuestro gusto) fileteamos las fresas y tostamos las láminas de almendra. Ya solo nos queda montar la tarta de la siguiente manera, colocamos en el plato o fuente donde vayamos a servir la tarta, un disco de merengue, encima ponemos una buena capa de nata montada, un puñado de fresas (las puse sin orden ninguno) y unas pocas almendras, repetimos esta operación dos veces más y por último, diluimos la mermelada (calentándose un poco) y con una cuchara dejamos caer chorros sobre nuestra tarta. Servimos.

Hola a tod@s ;-)

Hace tiempo que no publico en este blog, pero quería contarles que estoy mirando por Youtube varios canales de cocina  muy buenos, estoy convencida que cuando vemos el paso a paso es imposible que algo nos salga mal.

Uno de los canales es :  https://www.youtube.com/user/aldogustavomansur/videos y allí hay un famoso chef argentino Osvaldo Gross, él no da recetas,  da CLASES MAGISTRALES de cocina, sobre todo postres que es su especialidad.

Aqui les dejo dos  link a videos de ese canal, uno con Osvaldo Gross solo y otro con la excelente chef Dolly Irigoyen que también es una maravilla :


Mousse helada de albaricoque y kiwi

mouse-helada-de-albaricoque-y-almibar-de-kiwi

FUENTE: http://www.oletusfogones.es/2011/07/11/mousse-helada-de-albaricoque-y-almibar-de-kiwi/

INGREDIENTES: (para 4 personas)

Para la mousse:

250g de albaricoques
3 claras de huevo
50cl de nata para montar
4 láminas de gelatina
azúcar
agua

Para el almibar de kiwi:

2 kiwis
1 chorrito de licor de kiwi
50g de azúcar

ELABORACIÓN:

– Empezaremos con el almibar, pelamos y troceamos los kiwis, los trituramos en la batidora y añadimos en un cazo. Echamos el licor de kiwi y ponemos a cocer añadiendo los 50g de azúcar. Removemos lentamente durante 10 minutos sin que llegue a cocer en ningún momento.

– Ponemos en un plato con agua fría las láminas de gelatina durante 10 minutos.

– Ahora deshuesamos los albaricoques y los trituramos en la batidora. Si no están muy maduros añadid un poco de azúcar a vuestro gusto.

– Montamos la nata en la batidora o con una varilla manualmente, cuando veáis que está lista añadid 2 o 3 cucharadas de azúcar y seguid removiendo hasta que quede un merengue brillante.

– Sazonamos las claras de huevo y montamos hasta que estén a punto de nieve.

– Después en un cazo echamos un chorrito de agua y lo ponemos a calentar, cuando esté cociendo añadimos las láminas de gelatina para que se disuelvan.

– Ahora mezclamos la nata montada con las claras de huevo, el puré de albaricoque y las láminas de gelatina disueltas, removemos en forma circular para que se nos haga una masa homogénea.

– Para emplatar, rellenamos el molde con la mousse y dejamos que enfrie en el congelador durante un par de horas. Tras ese tiempo quitamos el molde y ponemos el almibar por encima.

– Yo le dí un toque con un sirope de fresa para dar color y otro sabor diferente.

* El sabor del albaricoque cuando le trituré me recordó a esas papillas que se toman de pequeño. El contraste con el sabor del kiwi.. personalmente me gustó, si tenéis la ocasión os lo recomiendo, eso sí, con una mousse que no sea helada ;)

* Este postre supuestamente era para 2 personas, pero una vez más se convirtió en un postre para 4, algún día aprenderé a llevar bien las proporciones.

* El licor de kiwi en el almibar será el que nos dé el color real del kiwi, sino lo ponéis os saldrá un color más amarillento por el azúcar. Así que tampoco os preocupéis sino tenéis el licor, estará bueno de todos modos :)

ENSALADA DE PASTA FÁCIL DE VERANO

Easy-Summer-Pasta-Salad-5

INGREDIENTES:
300 gr de pasta seca
1 pequeño pimiento amarillo, sin semillas y cortado en cubitos
1 pequeño pimiento rojo, sin semillas y cortado en cubitos
1 naranja pequeña pimiento, sin semillas y cortado en cubitos
1 pepino grande sin semillas, picados
3 corazones de alcachofa
10 tomates cherry
1/4 taza de vinagre balsámico
1 taza de queso feta desmenuzado
1/3 taza de albahaca finamente picada
sal y pimienta negro, al gusto
DIRECCIONES:
1. En una olla grande de agua salada hierve  la pasta y cocine hasta que estén al dente; drenaje, luego enjuague con agua fría para enfriar.

2. En un tazón grande, combine la pasta, pimientos, pepinos, alcachofas y tomates. Verter el aderezo balsámico sobre la ensalada de pasta y revuelva suavemente para mezclar. Añadir el queso feta y albahaca y agitar de nuevo. Se sazona con sal y pimienta, al gusto. Enfriar hasta que esté listo para servir.

FUENTE: http://www.twopeasandtheirpod.com/

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

 

4 postres frutales para Navidad

 

1. Crepes con frutas. Una buena idea pasa por preparar unos crepes antes de la comida o la cena y reservarlos en la cocina hasta el momento del postre. Se calientan un poco antes en el horno y se rellenan con un yogur muy frío. Sobre este relleno se monta una macedonia de frutas variadas, de manera que se combinan dos alimentos muy sanos y digestivos, como el yogur y la fruta fresca. El toque navideño se da con unos granitos de granada o de frutos rojos para terminar de decorar.
2. Tarta con frutas. Una tarta sencilla con frutas de temporada -como la manzana o las peras- puede ser una buena opción para acabar de manera dulce una gran comida. Para ello hay que preparar una base de hojaldre, espolvorearla ligeramente con azúcar y hornearla. Una vez horneada, se rompe esta base de forma irregular. Sobre cada trozo de hojaldre se colocan trocitos de frutas que se habrán asado con anterioridad o cocinado y escurrido (si se hacen en compota, por ejemplo). Junto a la fruta y sobre el hojaldre, se pone una bolita de sorbete de fresas o de limón y ¡listo! Una tarta rápida y sencilla de elaborar.
3. Macedonias. Las ensaladas de frutas no pueden faltar en una comida familiar. En cuanto a la presentación, se pueden preparar desde unas sencillas brochetas hasta unas copitas y boles individuales, donde se pondrán las frutas limpias y troceadas (con ayuda de un pequeño sacabolas para las frutas más carnosas, como la manzana, el melón o el melocotón). Otra opción muy original y vistosa es presentar las macedonias dentro de las cáscaras de frutas, ahuecadas, a modo de recipiente. Las naranjas, por su consistencia, son una buena alternativa para ello.
4. Frutas con especias. Algunas frutas, como la piña o el kiwi, resultan muy refrescantes tras una cena o una comida de Navidad, pero también son bienvenidas en los días intermedios. Si se quiere dar un toque de sofisticación a la piña, se puede elaborar con una pizca de azafrán o de pimienta. Para ello, hay que pelar y cortar la piña en rodajas finas y colocarlas en el fondo del plato. También se hace un almíbar con azúcar, los jugos de la piña y unas gotas de agua. Cuando comience a hervir y el almíbar esté en punto hebra floja, se agregan los filamentos de azafrán y se deja que dé un hervor. Se pone un toque de pimienta y se saca del fuego para que repose como si fuese una infusión. Una vez templado el almíbar, se glasean las rodajas de piña y se dejan para que reposen de esa manera durante una hora en el frigorífico. Se sirve fresco.

fuente: http://www.consumer.es

zumos con aloe vera

ulceras-estomacales-zumo-de-aloe-vera-bogota-6131418-76049880_3 Aloe_Vera3_(2)zumos-y-bebidas-refrescantes

Aquí te presentamos 3 diferentes opciones de deliciosos batidos con sábila  o aloe vera, para que puedas aprovechar todos esos beneficios al máximo!

La sábila contiene más de 160 elementos diferentes entre los que encontramos monosacáridos y polisacáridos; enzimas, más de 20 minerales, 18 de los 22 aminoácidos que se hallan presentes en el organismo humano, y siete de los ocho que se consideran esenciales; y vitaminas, sobre todo del grupo B que mejoran el estado de la piel y funcionan sobre el sistema nervioso.

Receta 1 – ligero y cítrico

Ingredientes:
1 Pepino
1 Manzana
1 Limón
2 Cucharadas de pulpa de sábila

Licua la manzana y el pepino juntos, agrega el jugo de 1 limón y las dos cucharadas de pulpa de sábila

Receta 2 – Salud

Ingredientes:
2 Zanahorias
2 Manzanas verdes
1 naranja pelada
2 cds de pulpa de sábila

Licua todos los ingredientes juntos y bebe inmediatamente!

Receta 3 – Sábila tropical

1-2 taza de piña fresca en trozos

1/2 taza de leche de coco (potenciará las cualidades antibacterianas)
1 zanahoria
2 cds de pulpa sábila

fresh honey with honeycomb, spices and fruits

Para endulzar cualquiera de estos 3 deliciosos jugos, puedes optar por miel o stevia

Helados caseros

helado-de-fresa

Helados cremosos y biscuits

En este grupo de helados siempre se parte de una base cremosa de un lácteo (natilla, crema inglesa, yogur, leche o nata montada) a la que luego se va agregando el resto de los ingredientes.

El más sencillo de elaborar es el helado cremoso de yogur. Las proporciones son las siguientes: 250 gramos de yogur, 250 gramos de frutas troceadas o trituradas y una yema de huevo para dar más finura al helado. Se mezclan los ingredientes, se prueba la base y se pone el punto de azúcar o de dulzor a nuestro gusto (en lugar de azúcar es posible emplear miel o mermelada). Una vez que están todos los ingredientes mezclados, se vierten en un recipiente apto para congelar.

Si se prepara el helado cremoso a partir de una natilla (ya sea casera o comercial), solo se deben batir tres claras a punto de nieve, mezclar con cuidado con 300 gramos de la natilla elegida fría e introducir en los moldes para congelar. ¡Listo!

Para enfriar las bases, hay dos opciones. O bien se mete la mezcla en una heladera y se remueve de manera continua (esto formará un helado cremoso y homogéneo), o bien se elige una alternativa más casera pero que también da buenos resultados: introducir la mezcla en el congelador en un molde y de vez en cuando removerla, de tal manera que el helado quede cremoso y no cristalice.
Otra de las variedades es el biscuit helado, que es el resultado de mezclar huevos, nata y el sabor deseado (como vainilla, limón, licores, galletas, etc.). En algunos casos se le pueden añadir claras a punto de nieve, para que tenga una textura más esponjosa. La ventaja que tienen los biscuits es que no cristalizan por su contenido en nata. Para que se enfríe y solidifique tan solo hay que introducirlo en el congelador, por lo que es idóneo para hacer helados con sabores más complejos y con elementos sólidos como trocitos de galletas, bizcochos, pepitas de chocolate o frutas enteras.

Para elaborar un biscuit se necesitan cuatro yemas de huevo batidas con 100 gramos de azúcar. Se montan las cuatro claras a punto de nieve y, por otra parte, se montan 250 gramos de nata. Se incorporan con suavidad las claras montadas a las yemas batidas con azúcar. Luego, con el mismo cuidado, se agrega la nata montada y, por último, unas cuatro cucharadas del elemento elegido (puré de plátano, frambuesas, manzana… o frutas con café, con cacao…). Una vez preparado el biscuit, se vierte la crema obtenida en moldes que se meten en el congelador durante seis horas hasta que se endurezca y esté listo para servir. ¡Exquisito!
Helados de hielo y sorbetes

Los helados de hielo son los más populares entre los pequeños en la época estival. Se elaboran en su gran mayoría con frutas, en especial con las que tienen mucha agua en su composición, como naranja, limón, piña, sandía o melón. También se hacen con la pulpa de frutas carnosas y dulces como las fresas, el melocotón, las cerezas o el kiwi. En todos estos casos, las proporciones en peso no son tan determinantes para conseguir un refrescante polo o sorbete. Su sabor y textura dependerán de la madurez de la fruta y de su intensidad de sabor.
En primer lugar, se hace un zumo o un licuado de la fruta con la que se quiera preparar el helado. Una vez triturada, se cuela para que quede un helado sin trocitos de frutas o se deja tal cual si lo que se prefiere es encontrar trocitos de pulpa según se va chupando el polo.

Después de hacer el zumo, se elabora un almíbar a punto de hebra. El almíbar debe pesar la mitad que el zumo. Así, si se han hecho 250 gramos de zumo de fruta, se emplearán 125 gramos de azúcar con unas cucharadas de agua. Se calienta hasta que se deshaga el azúcar y se convierta en un líquido transparente y viscoso. Se deja templar, con cuidado de que no se solidifique, y se mezcla el almíbar con el licuado o zumo de frutas. Se remueve hasta que se deshaga. Cuando se tenga preparada la mezcla, se va introduciendo en una sorbetera (si se quiere elaborar un sorbete o un granizado), o en unos moldes de helados con un palito en el interior para después congelarlo durante seis horas, hasta que se solidifique (para tener un exquisito polo o helado de hielo natural).

fuente:eroski consumer

Cómo elaborar un yogur casero

yogurt
Trucos y consejos para hacer yogur en el hogar y aprovechar las mejores frutas de la primavera y el verano

En el desayuno, en la merienda, como postre o como tentempié, el yogur es uno de los alimentos más consumidos en casa. En el mercado se encuentran infinidad de opciones, texturas, sabores y consistencias que, muchas veces, incluyen otros elementos, como trocitos de chocolate, cereales o frutas. En primavera y verano hay muchas frutas. ¿Por qué no hacer, entonces, los yogures en casa con fruta fresca? La elaboración es muy sencilla, permite aprovechar la fruta de temporada y ofrecer un postre exquisito hecho por nosotros mismos. En este artículo se detalla cómo hacer un buen yogur casero con frutas.

El yogur se consigue transformando la leche con ayuda de unas bacterias y un poco de calor. La idea es conseguir una fermentación controlada, que permite que la leche se coagule, formando un producto cremoso, con un alto valor nutricional. Una vez formado el yogur, hay que conservarlo en la nevera, ya que, a diferencia de los yogures industriales, tiene un periodo de conservación relativamente corto (una semana). La temperatura ambiente haría que siguiese fermentándose y se echase a perder.

El yogur se puede elaborar solo con leche (para obtener los llamados “yogures naturales”) o es posible aromatizarlo durante su preparación, dando lugar a un sinfín de sabores y texturas según el gusto personal: desde los sabores más frescos, con frutas, hasta los más dulzones con aromas como la vainilla, con galletas o hasta con chocolate.

Para elaborar cuatro vasitos de yogur natural se necesitan unos 65 gramos de yogur natural y cremoso (aquí es donde están las bacterias que ayudarán a fermentar la leche), medio litro de leche natural (puede ser de oveja o de vaca, mejor entera o semidesnatada) y una cucharada de leche en polvo. Si se quiere agregar algún aroma frutal, se pueden triturar unas cuantas fresas, un plátano o frutos del bosque (como frambuesa); lo importante es que sea fruta madura y en buenas condiciones.

Antes de comenzar la elaboración es recomendable tener un termómetro de cocina (los hay muy económicos por no más de 10 euros), para controlar la temperatura de la leche.
Se calienta la leche con la cucharadita de leche en polvo sin que llegue a hervir. Cuando está humeando (a unos 90 ºC), se saca del fuego, se deja que se temple y baje a una temperatura de 50 ºC, para que el calor de la leche no mate las bacterias del yogur. Si no hay termómetro, la temperatura sería la de poder tocar la leche sin quemarse. Se agrega el yogur natural y se remueve para que se integre a la perfección. Se vuelca la leche en unos recipientes individuales de vidrio o de barro, a los que luego se puede ponerle tapa, se remueve de forma suave y se tapa con un trapo de cocina (para que no se produzca condensación) durante cuatro horas.

Transcurrido este tiempo, se tapa de manera individual cada tarro con una tapa o papel film o de aluminio. Se cubren los botes para que guarden calor continuo de unos 25 ºC, se envuelven con varios trapos de cocina y se dejan reposar en un lugar templado durante seis horas. Después de este tiempo, la leche habrá fermentado y se habrá obtenido el yogur casero. Cuando esté cuajado de forma uniforme, se introduce en el frigorífico y ya se puede consumir a lo largo de esa semana.
Yogures caseros con sabores y con frutas

Elaborar yogur es muy sencillo. Y agregarle sabor y texturas de fruta tampoco es complicado: tan solo hay que elegir la fruta y probar a mezclar con la base de yogur.

Si se quiere hacer el yogur con frutas se tienen varias opciones para darle sabor y aroma, utilizando mermeladas, confituras o fruta fresca madura.

Para usar frutas frescas, se pelan, se retiran las semillas y se pasan por la licuadora o por la batidora hasta formar un ligero puré. Se agrega el puré de frutas (o la mermelada y confitura) a la mezcla del yogur cuando todavía está templada.
Los yogures de frutas más apetecibles y que dan mejor resultado son los que contienen frutas con una pulpa carnosa, sin excesivo contenido en agua y con un alto contenido en fructosa en su madurez. Entre ellas están las fresas, el melocotón, el plátano, el kiwi y los albaricoques, además de los llamados frutos del bosque como moras, arándanos y frambuesas.
No solo se conseguirán yogures de frutas añadiendo su pulpa triturada sino que también se pueden agregar trocitos de frutas frescas enteras, con lo que se obtendrá un yogur muy saludable y rico en fibra dietética.
El yogur natural tiene un sabor un poquito ácido que no a todo el mundo gusta; por eso es habitual edulcorarlo con una cucharadita de azúcar. Pero, además, se le puede dar un toque goloso añadiendo un par de cucharadas de mermelada en la base de los vasitos donde se prepare el yogur. Luego se vierte sobre la mermelada elegida la mezcla tibia y, una vez cuajado el yogur, el resultado obtenido es espectacular: un yogur natural integrado con la mermelada y que se puede complementar con unos trocitos de las frutas elegidas, en fresco.

FUENTE:EROSKICONSUMER

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Food Fellowship and Wine

A celebration of all things good

ChocolateSpoonAndTheCamera

A clumsy newbie in the kitchen

Astrología Arquetípica - Cristina Laird

Un sendero difícil de transitar pero lleno de hadas y diosas que nos ayudan en recorrido

Om Espacio Dinámicas Integradas

Runakay... el saber Ser

Cookin' the life

Repostería, cocina, comida y amor.

PRO-EMPRENDER salonemprendedor@yahoo.com

Fabricas p/Emprender su Negocio

Nación Charrua Artiguista y Originaria

La verdad sobre la Nacion Charrua

ESPÍA EN EL CONGRESO

UNA COSA ES LO QUE SE DICE, OTRA LO QUE SE ESCRIBE...Y OTRA LA QUE SALE PUBLICADO (M. J. de Larra)

Alpha Cuadrant. El Blog de W. Kanavis

Catapultam habeo. Nisi pecuniam omnem mihi dabis, ad caput tuum saxum immane mittam