Search

hay un pelo en la sopa

comida caserita, rica y sana!!!!!

Tag

alimento

hamburguesas vegetarianas

Vegitarian-Burger-3461

 400g  frijoles, judías, porotos, o como se llamen en tu país,   en lata,lavados drenados y hecho puré
2 tomates finamente picadas
2 cucharadas de hierbas mezcladas
Pan rallado 110g
50 g de sémola
1 diente de ajo, machacado
salsa de soja 1 cucharada
Jugo de limón 1 cucharada
1 cebolla roja finamente rebanado
200 ml de agua
Azúcar 100g
Vinagre de sidra de 100g
Sal 5g
50 g de mayonesa
2 cucharadas de eneldo

Instrucciones

En un tazón mediano triturar los frijoles lavados y escurridos.
Agregar los tomates picados, hierbas mezcladas y el ajo y mezclar. Añadir el pan rallado, sémola, jugo de limón y la salsa de soja y mezclar bien.
Con  la mezcla forme las hamburguesas. Freír ligeramente en una sartén antiadherente hasta que estén doradas.
Para la cebolla en escabeche, cortar finamente de la cebolla. Coloque el azúcar, el agua, el vinagre y la sal en una cacerola pequeña. Llevar a ebullición. Añadir las rodajas de cebolla, retirar del fuego y cubrir hasta que se enfríe.
Rellenar pancitos con la hamburguesa y la cebolla, unas hojitas de lechuga, eneldo, o lo que tengamos en casa.

fuente: http://www.wildeorchard.co.uk/

Advertisements

¿nuevo en la cocina? cinco recetas básicas para que te luzcas

 Crema de calabacín con picatostes

maxresdefault

Las cremas de verduras son sencillas de preparar. Se pueden hacer en una gran cazuela, triturarlas y distribuirlas en varios recipientes aptos para el frío. Así se pueden congelar y tener como reserva saludable y práctica para cuando se necesiten. Esta receta se elaborar con calabacín como ingrediente principal, pero también se puede con calabaza, zanahoria, puerros, vainas… en función de nuestros gustos.

Primero, se vierten cuatro cucharadas de aceite de oliva en una cazuela. Se sofríen allí un diente de ajo pelado y media cebolla pelada y cortada en tiras. Cuando la cebolla esté blandita y amarillenta, se añade una patata pelada y troceada y un calabacín mediano pelado y troceado. Se cubre con agua justo hasta donde están las verduras y se deja cocinar con la cazuela tapada y con hervor suave y continuo durante 30 minutos. Cuando se vea que la patata está blanda, se saca la cazuela del fuego y se trituran las verduras con ayuda de la batidora, hasta que quede una crema muy fina. Se prueba y se pone a punto de sal. En el momento de servir, se acompaña con unos trocitos de pan que se habrán frito previamente en una sartén con un poco de aceite caliente (también se pueden comprar los picatostes hechos).
Lentejas con chorizo

Esta es una receta muy sencilla que se puede realizar también con otras legumbres, como alubias (rojas o blancas) o garbanzos. En este caso se utilizarán unas lentejas ya cocidas, en conserva.

Se vierte un vaso de agua en una cazuela para cocer durante cinco minutos unas rodajas de chorizo de sarta. A continuación, se agregan seis cucharadas de salsa de tomate, dos cucharadas de aceite de oliva y un bote de 250 gramos de lentejas cocidas. Se añade otro vasito de agua, justo hasta cubrir las lentejas, y se cocinan durante 25 minutos con un hervor suave y continuado. Se prueba y se pone a punto de sal antes de servir.
 Pasta a la carbonara

Es uno de los platos italianos más conocidos y fáciles de elaborar. Hay unas cuantas variantes de esta receta -con huevo o con nata-, pero a continuación se explica la más sencilla, la que se hace con nata. Esta receta se puede preparar con cualquier tipo de pasta: desde espaguetis y macarrones, hasta caracolas o lacitos.

Se cuece la pasta en agua hirviendo con sal (unos ocho minutos). Mientras, se prepara la salsa para que esté lista a la vez que la pasta. En una sartén amplia, se sofríe a fuego medio un poco de bacón troceado en daditos. Se escurre la grasa del salteado y, en ese momento, si ya está cocida la pasta, esa también se escurre y se vierte en la sartén con el salteado de bacón. En un bol se bate un vaso de nata líquida con una cucharada de queso parmesano rallado, el perejil picado y una pizca de sal y pimienta. Esta mezcla se vuelca a la gran sartén donde están la pasta y el salteado. Se mueve de manera rápida, para que la salsa quede cremosa sobre la pasta y, de inmediato, sin dejar que se cuaje en exceso, se sirve en los platos. Se termina de decorar con una pizca de pimienta blanca recién molida.
 Pollo asado a la cerveza

Este plato sencillo y económico se puede hacer con un pollo entero, y preparado para asar, o troceado. También se puede elaborar solo con alitas o solo con muslos. Se necesitarán unos 90 minutos para asarlo, pero desde luego que merece la pena.

Hay que cortar el pollo limpio en ocho trozos, o limpiar y dejar entero para asar. Se sala la superficie de las piezas y se les da un toque de alegría con una pizca de pimienta molida. Se pelan y pican los dientes de ajo y se mezclan con el zumo de un limón, para después untar con esta mezcla la base de la bandeja de horno. Sobre ella se colocan los trozos de pollo salpimentados, se riega con el contenido de un botellín de cerveza y se introduce en el horno a 200 ºC durante 90 minutos, mojando de vez en cuando con los jugos del propio asado.
 Merluza en salsa verde

Esta receta con pescado en salsa que se puede elaborar con merluza, bacalao, rape o cualquier pescado blanco un poco grande. Se puede utilizar el pescado tanto fresco como congelado, en filetes o en rodajas. El resultado será fantástico.

Se prepara en primer lugar la salsa verde. Se trocea un par de dientes de ajo pelados y se sofríen en una cazuela con aceite templado. Cuando comiencen a cocinarse (pero sin que cojan color), se añade una cucharada de harina, se remueve hasta que se forme una papilla y se vierte un vaso de agua. Se deja que se cocine hasta que se haga una crema fina sin grumos, se pone a punto de sal y se añade perejil picado. Se deja que dé un hervor de dos minutos. Una vez elaborada la salsa, se introduce en ella el pescado limpio y troceado y se cocina durante tres o cuatro minutos para que no se seque en exceso. Se saca la cazuela del fuego y se deja reposar durante cinco minutos antes de servir. Una receta sencilla y deliciosa, para subir al nivel semiprofesional.

Fuente: eroskiconsumer

Recetas con pescado para el Viernes Santo

1. Buñuelos de bacalao

thumb_600

Típicos de Portugal, España y, también, Italia, los buñuelos de bacalao son un entrante estupendo. Se elabora, en primer lugar, una masa. Para ello, se montan dos claras de huevo a punto de nieve, se añaden 100 gramos de lomo de bacalao desalado y desmigado (totalmente escurrido, para que no tenga nada de agua), cuatro cucharadas de harina de trigo, tres cucharadas de leche y medio diente de ajo muy troceado con unas hojas de perejil. Hay que mezclar todos los ingredientes y comprobar la consistencia de la masa, que debe ser espesa como para recoger con una cuchara sin que se deshaga. Es posible que sea necesario agregar más cantidad de harina o de leche, según la cantidad de bacalao que se utilice. Se cogen pequeñas porciones con la cuchara y se fríen en una sartén con bastante aceite caliente. Cuando se doren y su volumen aumente, se sacan los buñuelos de la sartén y se ponen en un plato con un papel de cocina, para que absorba el aceite de la fritura. Se sirven calientes, acompañados con una ensalada y una salsa alioli.

Potaje de vigilia

La receta más popular de la Cuaresma con bacalao, y que no puede faltar en el Viernes Santo, es el potaje de vigilia, un plato muy completo y sencillo, que se puede elaborar en poco tiempo con garbanzos cocidos de bote. Primero, hay que poner 100 gramos de bacalao a desalar durante 24 horas, cambiando el agua -al menos- cada ocho horas. Se saca el bacalao del agua, se quitan la piel y las espinas, se seca y desmiga. Se lavan 100 gramos de hojas de espinacas frescas, se escurren y trocean. Se pone una cazuela al fuego con un par de cucharadas de aceite de oliva y un diente de ajo fileteado. Se sofríen las láminas de ajo y, antes de que doren, se agrega una pizca de pimentón, 300 gramos de garbanzos cocidos y las espinacas. Se cubre con agua y se deja que estos ingredientes se cocinen durante 10 minutos. A continuación, se añade el bacalao troceado, se vierten dos cucharadas de salsa de tomate casero y se deja cocer durante unos 10 minutos todo junto. Se pone a punto de sal y se sirve caliente con un poco de huevo cocido por encima.

Merluza a la marinera con almejas

A-bb-p4CEAAWO0d

Una combinación muy típica de esta época es la de pescados con un toque de pimentón. Así, una merluza a la marinera con almejas puede ser un exquisito manjar para el Viernes Santo.

En una sartén caliente con un poco de aceite, se sofríen un diente de ajo y medio tomate pelado y troceado durante 15 minutos, hasta conseguir un puré ligero. Se calientan dos cucharadas de aceite en otra sartén antiadherente y se doran “vuelta y vuelta” los cuatro lomos de merluza con piel, pero sin espinas. Una vez dorados, se sacan y reservan en una cazuela baja. En la sartén que se había usado para hacer la merluza se saltean ahora las almejas hasta que se abran ligeramente. Después, se colocan junto con los lomos de merluza en la cazuela.

En la misma sartén donde se han hecho la merluza y las almejas, con el mismo aceite y los jugos que han soltado, hay que sofreír a fuego lento un cuarto de blanco de puerro y un cuarto de cebolla (cortados en brounoisse). Cuando la cebolla y el puerro se hayan dorado, se agrega el puré ligero de tomate, una pizca de perejil, una cucharada de harina, una cucharadita de pimentón y unas hebras de azafrán. Se rehoga unos segundos y se moja con medio litro de fumet o caldo de pescado. Se deja que la salsa hierva durante unos cinco minutos a fuego suave, se pasa por el pasapurés o por el colador chino con la batidora y se vierte en la cazuela donde se habían colocado la merluza y las almejas. Hay que dejar que el conjunto hierva tapado, a fuego lento, durante cinco minutos. Se pone a punto de sal, se espolvorea con perejil muy troceado, se saca la cazuela del fuego y se deja que repose en un lugar templado durante otros 15 minutos (como mínimo) antes de servir.

fuente:eriskicenter

Lentejas: las variedades, como cocinarlas y sus características

Lentejas

Existen distintos tipos de lentejas en el mercado. Entre las variedades más comunes -y consumidas- destacan las siguientes:

Lentejas rubias -también llamadas castellanas-, son una variedad de gran tamaño, muy planas; son resistentes en la cocción y no se suelen deshacer. Al ser más grandes y menos endebles, son las más indicadas para elaborar ensaladas o salteados posteriores, ya que soportan mejor las distintas técnicas culinarias.
Lentejas pardinas, o francesas, son las de menor tamaño. Se deshacen con facilidad, si se pasa el tiempo de cocción. Son un poco harinosas, aunque muy finas de sabor. Le dan buena consistencia al caldo y permiten elaborar unos guisos muy cremosos, pero cuando se enfría el potaje, queda como una masa. En el momento de recalentarlo, hay que cuidar que no se peguen al fondo de la cazuela.
Lentejas rojas, procedentes de Sudamérica, son también pequeñas, con un ligero color rojizo y anaranjado y con un agradable sabor y textura tras su cocción.

Detalles que importan al cocinar lentejas

La cocción de las lentejas tiene truco. Controlar los tiempos o elegir bien las cazuelas forman parte de estos secretos. Pero, sin duda, algo que no se puede olvidar es lavarlas bien antes de cocinarlas. Aunque estas legumbres vienen limpias, a veces pueden traer restos de tierra o piedrecitas -sobre todo, si se compran a granel-. La segunda “limpieza” se hará al cocinar con el agua caliente.

¿Es necesario poner en remojo las lentejas? A diferencia de otras legumbres, no siempre hace falta cumplir este paso con las lentejas. Si las compradas son de cocción rápida, o si se cocinarán en la olla exprés, no es necesario ponerlas a remojo. Pero si se hacen en una cazuela normal, hay que sumergirlas en agua fría durante 8 o 10 horas antes de utilizarlas.

Para cocinar las lentejas, se colocan en una cazuela y se cubren con agua fría (diferente del remojo). Se cuecen a fuego lento para que no se despellejen y, una vez que el agua comienza a hervir, se retira la espuma de color marrón que se forma en la superficie, ya que esta espuma contiene las impurezas de la piel de las lentejas. Tras hacer esto, y manteniendo un hervor suave y continuo, se agregan los elementos de condimentación.

Lentejas “viudas”. Se añaden cebolla, puerro, pimiento verde y zanahoria. Estas hortalizas se pueden agregar muy picaditas, para que se cocinen junto con las lentejas, o también se pueden hacer enteras. Esto permitirá sacarlas de la cazuela -una vez que estén hechas-, triturarlas hasta formar un puré y añadirlas de nuevo al guiso. Con estas verduras y un chorrito de aceite de oliva es más que suficiente para cocinar unas ricas lentejas “viudas”, es decir, sin elementos cárnicos.
Lentejas con carne. Si se prepara unas lentejas con chorizo o con costilla, hay que añadir estos elementos desde el principio de la cocción. Se sacarán según se van cocinando: primero el chorizo y luego la costilla, que muchas veces tarda en cocinarse lo mismo que las lentejas.
Lentejas con arroz. Esta combinación es, además de sabrosa, muy interesante desde el punto de vista nutricional. Se prepara de un modo similar al guiso de lentejas con verduras. La diferencia es que casi al final de la cocción se agrega un puñadito de arroz para que se termine de cocinar con las lentejas.

El potaje de lentejas -ya sean “viudas”, con arroz o con elementos cárnicos- se acaba, por lo general, añadiendo en él un refrito de unas cucharadas de aceite de oliva con unas láminas de ajo doradas. Si se han hecho lentejas viudas, se puede agregar al refrito una pizca de pimentón para darle un toque de alegría y sabor al potaje.
Otras ideas para utilizar y aprovechar las lentejas

Las lentejas admiten más elaboraciones que los potajes. Se pueden cocer solo con agua durante dos horas y, una vez hechas, escurrirlas y aliñarlas con gusto.

Se puede agregar una vinagreta con trocitos de cebolleta fresca, pimiento rojo y unos trocitos de gambas y naranja. De esta manera, se conseguirá una refrescante ensalada.
Otra opción es preparar un aliño con mostaza, cebolleta, aceite de oliva y bacalao.
También se puede añadir un salteado de acelgas con unos trocitos de jamón, agregar trocitos de confit de pato o emplearlas como guarnición, ligeramente salteadas tras la cocción, para acompañar un plato de caza.
Las sobras de un potaje de lentejas se pueden aprovechar con facilidad. Basta con preparar unos purés o cremas de lentejas y acompañarlos con unos crujientes picatostes de pan frito. En estos casos, es habitual rebajar el puré de lentejas con un chorrito de aceite de oliva y un vaso de leche, para luego dar un hervor al conjunto y pasarlo finalmente por el colador.
Y si se quiere aprovechar un potaje de lentejas con chorizo o costilla, se desmigan los elementos cárnicos, se cuece el conjunto a fuego suave hasta que se haga una pasta cremosa, se agrega una bechamel muy espesa y, con esta mezcla, se hacen unas croquetas de lentejas, chorizo y costilla.

Huevos al Nido

Ingredientes:

59189_13837409895904L

4 panecillos redondos
4 huevos frescos
1 dientes de ajo
200grs de espinacas
4 lonchas de bacon
4 cucharadas de salsa de tomate
Albahaca fresca (o seca si no hay más remedio)
Aceite de oliva
Sal
Pimienta

Preparación:

Picar el bacon en tiras bien finas y dorar en una sarten sin condimento hasta que esté crujiente. Dejar secar en papel.

En una sartén pequeña poner 4 cucharadas de tomate triturado espolvoreado con una pizca de sal, una cucharadita de azúcar y albahaca al gusto. Cocinar hasta que el tomate esté listo y reservar.

Saltear las espinacas con el diente de ajo en aceite de oliva durante 6 o 7 minutos.

Precalentar el horno a 180ºC

Quitar la parte de arriba de los panecillos y sacar miga para dejar hueco.

Poner una cucharada de salsa de tomate en el fondo, si tenemos albahaca fresca poner un par de hojas. Añadir encima las espinacas y el bacon. Introducir con cuidado el huevo y salpimentar.

Hornear durante 10 ó 15 minutos a 180ºC hasta que se cuaje el huevo.

¡Qué aproveche!
Fuente : Pituchef.com

UNA SEMANA DE COMIDA SALUDABLE HECHO EN 2 HORAS.

FWGC6PZI1FPVLIH.MEDIUM

Esta es una buena forma de tener comida ya pronta en casa sin tener que salir a por ella, y es sana, es fresca, es colorida y sabe mucho mejor que todo lo que vemos pre-cocinado o cocinado hace quien sabe cuanto tiempo en las vitrinas de los supermercados o tiendas de comidas.

Lista de la compra:

lechuga romana
lechuga iceberg
setas
brócoli
coliflor
zanahorias
almedras
pimientos
huevos
leche
queso
cebolla
fresas
pepinillos en vinagre
queso tipo quark

No pongo la cantidad, cada uno sabe cuanto come o para  cuantas personas lo hace.

Te llevará mucho tiempo cortar todas las verduras, rallar la zanahoria, pero no pasarás mas de media hora, puedes ponerte música mientras, para pasar el rato. Ponga todo en una gran ensaladera , mezcle con mucho cuidado y coloque la  ensalada como a ti realmente te gusta en pequeños tapers,y guárdalos en la nevera.Aguantan 5 días muy bien.

F6ECX9TI1FPXCOW.MEDIUM

Con las setas, brócoli, coliflor, cebolla, huevos,leche, queso  etc… todo es a tu gusto, prepara todo en la ensaladera,  bien cortadito, sazona a gusto, y si tienes moldes de silicona rellena cada molde y lleva al horno por 20 minutos.  Si no tienes, puedes poner un papel de horno en una bandeja y luego de que esté listo, lo cortas en cuadrados o rombos.

FP1NNQXI1FPVHZN.MEDIUM

te quedarán como flancitos salados, que puedes comer a toda hora, ya sea para el almuerzo o para media tarde.  También se le puede añadir algún tipo de embutido, pero es mejor y mas sano sin nada de eso.

Las frezas las lavamos bien le sacamos el cabito y le podemos poner yogur, queso tipo quark,  o nata montada, guardamos en tapers cerrado siempre.

fuente del amigo Gilbetrar: http://www.instructables.com/id/A-Week-of-Healthy-Meals-Made-in-2-Hours/

16 de octubre “Día Mundial de la Alimentación” ¿porqué elegimos alimentos que contradicen lo que sabemos?

Decisiones que contradicen el conocimiento

1-Colorantes-jpg_153606 descarga
¿Por qué escogemos alimentos que contradicen lo que sabemos? Algunos investigadores -como Reetica Rekhy y Robyn McConchie, de la Universidad de Sídney- sugieren que la promoción de alimentos saludables no es del todo efectiva. Otros apuntan que vivimos en un entorno obesogénico: nos rodean las ofertas de comida de dudosa calidad nutricional y no hay espacio ni tiempo para un estilo de vida activo con el que gastar lo que ingerimos. Además de la preferencia por los alimentos grasos y azucarados, el ritmo actual y las exigencias cotidianas nos quitan tiempo -o ganas- de cocinar. Ciertos productos alimentarios precocinados ricos en grasas, o en sal, le hacen guiños al cansancio, las prisas o la pereza.

Y esto no es todo. Algunos mitos muy dañinos también impiden comer mejor, como el que toca el bolsillo y sostiene que la comida sana es más costosa. Comer sano cuesta más, pero no es mucho más caro. Esta es una distinción fundamental. Comer sano requiere planificar los menús y la compra, dedicar algo de tiempo a la cocina y optar por los alimentos de temporada y los que se producen cerca de casa. En términos económicos, más que dinero, hace falta invertir tiempo y voluntad.

¿Otro mito? “Los frutos secos engordan”. Su reputación está siempre en entredicho. Dudamos más al comer unas avellanas que al escoger un bollo industrial para la merienda, cuando en realidad los frutos secos son fuente de salud: sus grasas son cardiosaludables, contienen fibra, vitaminas y minerales, entre otras sustancias protectoras.

Algunos titulares simplistas o artículos poco contrastados en los medios de comunicación tampoco ayudan en este sentido. Se cuestionan alimentos saludables mientras no se hace lo mismo con las dietas milagrosas.

¿Qué podemos hacer? ¿Cómo corregir estas tendencias? El primer paso consiste en comprender que ni toda la responsabilidad es del consumidor, ni toda es de la industria alimentaria. La responsabilidad es compartida. Tan necesaria es la voluntad de las personas por comer mejor como la importancia de que encuentren con mayor facilidad alimentos saludables a su alcance.

Algunas iniciativas empresariales y comerciales han dado pasos en esta dirección: retirar las grasas trans de todos los productos, como hizo EROSKI hace más de cinco años, apostar por alimentos asequibles que sean bajos en grasas, azúcares y sal, como la línea Sannia, o seguir el camino de la Confederación Española de Organizaciones de Panadería (CEOPAN), que en 2011 se comprometió a reducir el contenido de sal en el pan de panadería, en un 20%, en cuatro años.

Son decisiones importantes, incluso pioneras, pero hace falta avanzar más y de manera más generalizada. Es crucial, como apuntan algunos especialistas, impulsar más y mejor el consumo de alimentos saludables con iniciativas tan sencillas, como incluir más frutas frescas en los postres de un menú del día de los restaurantes, y con otras más complejas que entrañan decisiones políticas, como la reducción de impuestos a los alimentos saludables. Es necesario invertir en educación nutricional, en especial la de los más pequeños, y asentar la idea de que alimentación y salud van de la mano. Es fundamental ofrecer información fiable, de calidad y fácil de interpretar, no solo en artículos e investigaciones, sino también en las etiquetas de los productos. El semáforo nutricional y la Escuela de Alimentación son buenos ejemplos de esto. En definitiva, es vital promover la educación y el conocimiento para que los consumidores elijamos mejor, para que tomemos decisiones informadas.

FUENTE: EROSKICONSUMER.ES

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Food Fellowship and Wine

A celebration of all things good

ChocolateSpoonAndTheCamera

A clumsy newbie in the kitchen

Astrología Arquetípica - Cristina Laird

Un sendero difícil de transitar pero lleno de hadas y diosas que nos ayudan en recorrido

Om Espacio Dinámicas Integradas

Runakay... el saber Ser

Cookin' the life

Repostería, cocina, comida y amor.

PRO-EMPRENDER salonemprendedor@yahoo.com

Fabricas p/Emprender su Negocio

Nación Charrua Artiguista y Originaria

La verdad sobre la Nacion Charrua

ESPÍA EN EL CONGRESO

UNA COSA ES LO QUE SE DICE, OTRA LO QUE SE ESCRIBE...Y OTRA LA QUE SALE PUBLICADO (M. J. de Larra)

Alpha Cuadrant. El Blog de W. Kanavis

Catapultam habeo. Nisi pecuniam omnem mihi dabis, ad caput tuum saxum immane mittam