Search

hay un pelo en la sopa

comida caserita, rica y sana!!!!!

Tag

sabor

Ensalada Veraniega

 

d0cb42a6-97f3-4f4c-81cf-b22699c94f7b

Para preparar la vinagreta: 
2/3 taza de aceite de oliva
Sal y pimienta, al gusto
1 cucharada de mostaza de Dijon
1/3 taza de vinagre balsámico
Coloca todos los ingredientes en un frasco y agitar.

Para preparar el salmón:

3 filetes de salmón con piel
Sal y pimienta, al gusto

3 cucharadas de vinagreta de balsámico1 diente de ajo, rallado.

En una fuente de vidrio, tipo pyrex, coloca el salmón, salpimienta al gusto y agrega la vinagreta de balsámico, y el ajo rallado. Frota bien los filetes por todos lados, tapa el recipiente y refrigera por 1 hora, aproximadamente.

Precalienta el horno y cocina el salmón por 8-10 minutos, según el grosor del filete o hasta que esté cocido a tu gusto. Retira del horno y enfría. Cuando el salmón esté a temperatura ambiente, córtalo en trozos medianos con un tenedor.

1  planta de lechuga, cortada en trozos

1/2 lata espárragos cortados en trozos

1/2 taza de tomates cherry amarillos1/2 taza de arvejas, cocidas

1/2 taza de brotes

1/2 taza de semillas de granada

Combina el salmón con la lechuga, los espárragos, los tomates cherry, las arvejas, los brotes y las semillas de granada. Acomoda en los platos y antes de servir rocía con la vinagreta.

FUENTE: http://www.quericavida.com

Advertisements

Paté casero: seis opciones deliciosas

images (1)

 

1. Paté de tofu y nueces, 104 kcal. La receta es muy sencilla, además de saludable. Su ingrediente principal es el tofu, es decir, la cuajada de la leche de soja. Para preparar este paté, herviremos unos 200 gramos de tofu en un poco de agua y, tras escurrirlo, lo haremos puré, batiéndolo con nueces picadas y miso (una pasta que se hace con semillas de soja). El resultado es una pasta muy suave, que gana en textura y en sabor si se deja reposar, y se sirve fría, como acompañamiento de unas tostas o como original relleno de volovanes.
2. Paté de verdel asado con mejillones, 151 kcal. El verdel (también conocido como caballa) es un pescado azul de intenso sabor y propiedades nutricionales muy interesantes. Rico en ácidos grasos omega-3, es un ingrediente estupendo para elaborar un “paté marinero”, sobre todo, si completamos su sabor con unos mejillones en conserva. Esta receta sirve para aprovechar las sobras de un verdel asado, y utiliza queso y nata para homogeneizar la mezcla y darle consistencia de paté.
3. Paté de atún, 170 kcal. El atún es uno de los pescados azules más consumidos en nuestro país. Su carne posee un 12% de grasa, pero se trata de grasa “buena”, puesto que es rica en omega-3. Ayuda, por tanto, a disminuir los niveles de colesterol y de triglicéridos. En esta sencilla receta, escurrimos el atún (que puede ser de conserva) y lo colocamos en el bol de la batidora con nata, zumo de limón y tabasco. El último paso consiste en batir hasta lograr una consistencia uniforme.
4. Paté de berenjenas con sésamo, 234 kcal. Las berenjenas, sobre todo, están compuestas de agua. Entre sus propiedades nutricionales, quizá la más destacable es la presencia de antioxidantes, muy buenos para la salud. Para elaborar esta receta es necesario asarlas primero en el horno (sin pelarlas, ya que les quitaremos la piel después). El paté se hace en la batidora, con la mezcla de la pulpa de las berenjenas asadas, aceite de oliva y un diente de ajo. El sésamo aporta fibra y ayuda, por lo tanto, a reducir los niveles de colesterol y mejorar el tránsito intestinal. El paté, con estos ingredientes, tiene algo más de 230 kcal. Si lo presentamos, como sugiere la receta, con panecillos tostados y media anchoa de conserva por encima, las calorías aumentan hasta superar las 400.
5. Paté de garbanzos (o humus), 393 kcal. Las legumbres son muy beneficiosas para la salud. Poseen fibra, son buenas aliadas para mantener a raya al colesterol y se pueden preparar de muy diversas maneras (no solo en potajes, guisos o cocidos). Los garbanzos, en particular, son fuente de hierro, potasio y fósforo, además de ser ricos en ácido fólico. Para hacer este paté, más conocido como humus, escurrimos los garbanzos de la conserva (o del jugo de cocción, si los hemos hecho nosotros) y los mezclamos en la batidora con zumo de limón, aceite de oliva, ajo y sésamo. Si lo servimos con unas tostas, las calorías finales aumentan hasta las 432.
6. Paté de champiñones, 445 kcal. Muy apreciados por su textura, su aspecto y su agradable sabor, los champiñones son unas setas ricas en antioxidantes y muy bajas en calorías. Sin embargo, esta receta -en la que son claros protagonistas- sí es calórica y con una cantidad destacada de grasas (y grasas saturadas). Esto se debe a que la preparación requiere de otros ingredientes más contundentes, como la mantequilla, la nata o la gelatina (que, en este caso, se usa para espesar el conjunto). Una manera práctica de reducir las calorías (y, sobre todo, las grasas) consiste en sustituir la nata por queso blanco desnatado, mientras que la mantequilla, por aceite o margarina. En cualquier caso, es una crema deliciosa y original, que debe servirse fría y que consigue dar un toque de variedad, sabor y sorpresa a los entrantes más clásicos.FUENTE: http://www.consumer.es

 

 

images (1)

  • Posibles efectos terapéuticos. se incluye el efecto antioxidante de muchas de ellas (como el clavo y la canela), el rubefaciente (que aumenta el aporte de sangre), como ocurre con la capsaicina de la guindilla. Y también el poder bactericida del eugenol, presente en el clavo. En estudios con animales hay indicios de que algunas especias, como la cúrcuma, podrían ser efectivas como preventivo en ciertos tipos de cáncer. También se señalan posibles efectos antiinflamatorios.
  • Beneficios digestivos. Estimulan el apetito mediante la mejora las cualidades organolépticas de los alimentos (color, sabor, olor de los platos), haciéndolos más apetecibles. Muchas de ellas, debido a su sabor, pueden servir como sustituto de la sal. Es el caso de la pimienta, y un aspecto interesante en personas con tensión arterial elevada. Estimulan las secreciones digestivas, lo cual puede ser beneficioso para facilitar la digestión y reducir la producción de gases.
  • Conservación de los alimentos. Muchas especias -como el cilantro- tienen la capacidad de conservar los alimentos. Esto ya se realizaba en la antigüedad y hoy en día sigue siendo una solución efectiva para mejorar la conservación y alargar la vida útil de determinados alimentos.

Las especias pueden ser muy beneficiosas, pero también pueden tener algún inconveniente, que es importante conocer. Ciertas especias -sobre todo, las más picantes- tienen la capacidad de irritar la mucosa digestiva. Al ayudar en la secreción de jugos digestivos, pueden agravar problemas como gastritis o úlcera gástrica. Asimismo pueden provocar alergias respiratorias o cutáneas al ser inhaladas, o bien por contacto o ingesta. El uso en pequeña cantidad de las especias reduce su capacidad para provocar inconvenientes. Sin embargo, es recomendable hacer un uso razonable de ellas.

  • El comercio con estas sustancias comenzó probablemente hace milenios y de ello tenemos constancia escrita, por ejemplo, en relatos del Antiguo Testamento donde aparecen caravanas de comerciantes de especias en dirección a Egipto. Estas caravanas traían hacia occidente el clavo y la pimienta de la India, la canela y la nuez moscada de las Islas Molucas o el jengibre de China.
    En la Edad Media el comercio de especias estaba en manos de los árabes que las compraban en la India y las transportaban hasta los puertos del Mediterráneo oriental donde se las revendían a comerciantes italianos que iniciaban su distribución por Europa.
    El negocio tenía tales dimensiones que los árabes procuraron mantener siempre a los comerciantes europeos fuera de sus rutas comerciales para evitar cualquier tipo de competencia. A su vez los comerciantes italianos mantenían el monopolio de las especias.
    Las complicaciones de la ruta desde Asia, ya fuese por tierra (hay que atravesar desiertos, montañas y altas mesetas llenas de peligros) o por mar (enormes distancias, tifones, piratas, barcos no muy seguros) elevaban el precio de las especias, que pasaban además por muchas manos (y en cada paso elevaban sus precios) antes de llegar a los consumidores europeos. Para hacerse una idea de la cotización de estos productos puede decirse que en la Edad Media un pequeño saco de pimienta valía lo que el salario de un trabajador durante toda su vida. La pimienta se contaba grano a grano y llegó a utilizarse en ocasiones como moneda o forma de pago.
  • Pimienta. Proviene de un arbusto indio que produce unas bayas rojas. Estas bayas, según la técnica de preparación, dan lugar a los tipos de pimienta que se conocen como negra, blanca, roja y verde. La pimienta blanca se usa en salsas suaves como la bechamel, mientras que la pimienta verde y negra dan un color más oscuro y combinan muy bien con diferentes tipos de carnes.
  • Azafrán. Su nombre deriva de la palabra árabe az-zafran, que designa a su color amarillo oscuro. Es una especia muy cara, ya que se necesitan unas 500.000 flores para conseguir un kilo de ella. Se utiliza para dar olor, color y sabor a muchos platos típicos europeos y asiáticos. El sabor se lo da una sustancia amarga, la picrocrocina, el aroma se lo proporciona un glucósido que produce safranal tras hidrolizarse y el color intenso se lo proporciona un carotenoide llamado crocina. El uso de azafrán en la cocina española es muy habitual y destacado. No en vano uno de los platos estrella es la paella.
  • Cilantro o coriandro. Es una planta que da un fruto amarillo o pardo oscuro en la parte interna. En cocina se usa como conservante de vegetales junto al vinagre, y también para adobar algunas carnes como cerdo y cordero.
  • Cúrcuma. Es una planta que, desecada y triturada, proporciona un polvo amarillo rojizo, muy similar al azafrán. De hecho, es habitual que se use como sustituto o alternativa; la diferencia es que carece de aroma. Al igual que el azafrán, el color intenso se lo da un carotenoide llamado curcumina. También se emplea para elaborar algunas salsas como el curry.
  • Comino. Se utilizan los granos, que son muy aromáticos, para condimentar arroces, pastas, hortalizas e, incluso, en algunos lugares se usa en la elaboración del típico gazpacho andaluz. También en carnes, embutidos (quesos, chorizos) y ciertas galletas y panes.
  • Jengibre. Es una planta de la cual se usa el rizoma desecado y sin corteza. Un rizoma es un tallo subterráneo. Sus compuestos terpénicos le confieren un sabor dulzón y aroma fresco muy particular. Se usa molido para la elaboración de cervezas, mermeladas, algunos embutidos y licores.
  • Canela. Es una de las especias mas consumidas en España. Proviene de un árbol del que se extrae la corteza seca llamada “canela en rama” (que, a su vez, da lugar a la canela molida). El sabor y aroma lo proporcionan aldehídos y aceites esenciales. Se emplea, sobre todo, en pastelería (es un ingrediente clásico del arroz con leche), en la fabricación de chocolates, la preparación de algunos vinos especiados, y en algunas conservas de frutas. También es habitual su uso en algunos asados, como el de pavo o cerdo.
  • Clavo. Es un árbol. De él se utilizan los capullos secos, que quedan con la forma característica de clavo. Posee un aroma fuerte con sabor ácido y picante. En la cocina se usa en guisos, escabeches, dulces y algunos panes.

fuente:http://www.consumer.es/

Blog at WordPress.com.

Up ↑

Food Fellowship and Wine

A celebration of all things good

ChocolateSpoonAndTheCamera

A clumsy newbie in the kitchen

Astrología Arquetípica - Cristina Laird

Un sendero difícil de transitar pero lleno de hadas y diosas que nos ayudan en recorrido

Om Espacio Dinámicas Integradas

Runakay... el saber Ser

Cookin' the life

Repostería, cocina, comida y amor.

PRO-EMPRENDER salonemprendedor@yahoo.com

Fabricas p/Emprender su Negocio

Nación Charrua Artiguista y Originaria

La verdad sobre la Nacion Charrua

ESPÍA EN EL CONGRESO

UNA COSA ES LO QUE SE DICE, OTRA LO QUE SE ESCRIBE...Y OTRA LA QUE SALE PUBLICADO (M. J. de Larra)

Alpha Cuadrant. El Blog de W. Kanavis

Catapultam habeo. Nisi pecuniam omnem mihi dabis, ad caput tuum saxum immane mittam